Que inviten los tamales, al menos

EN LAS NUBES

Que inviten los tamales, al menos

Carlos Ravelo Galindo

Que inviten los tamales, al menos

Cultura

Febrero 02, 2022 21:20 hrs.
Cultura Nacional › México Ciudad de México
Carlos Ravelo Galindo › Club Primera Plana

Nos referimos a quienes se llevaron todo, y no les hacen nada.
Y nos ofrece otro ejemplo el colega Fernando Alberto Irala Burgos en sus Concatenaciones.
’El agua y la estrategia. Un incremento del treinta y cinco por ciento en las tarifas que cobra el gobierno capitalino por consumo de agua se impondrá en los próximos meses, pero no de manera generalizada, sino sólo en algunas colonias de ocho alcaldías.
Las inconformidades brotaron inmediatamente después del
anuncio, en grado tal que la propia jefa de Gobierno se sintió
obligada a explicar: se trata de gravar el consumo excesivo, y la
medida no es nueva, sino que se aplica desde hace ya varios años.
La explicación no dejó satisfecho a nadie, pues un mínimo
análisis la vuelve insostenible.
Si se trata de sancionar el derroche, la aplicación tendría que
ser en toda la ciudad, pues no tiene lógica que en unas colonias se
cobre el exceso y en las otras no.
La discriminación se hizo de origen escandalosa porque las
colonias ahora amenazadas con la espada de la tesorería se ubican
todas en las alcaldías que en la pasada elección votaron por opciones políticas diferentes y le arrebataron al movimiento de la señora Sheinbaum media ciudad.
Que las tarifas abusivas se cobren desde años antes no elimina la objeción.
Quiere decir que desde entonces los habitantes de las demarcaciones estaban ya en la mira por ser clasemedieros
aspiracionistas, sin derecho a desperdiciar el agua.
Los demás sí y sin pagar un peso más.
Después de un resultado adverso, en el Palacio del Ayuntamiento debió al menos hacerse una ponderación de porqué
media ciudad los rechazó, y corregir algunas de sus estrategias.
Visiblemente no lo han hecho, pero en un caso u otro no ha
variado su política.
Los dioses ciegan a quienes quieren perder. Así les volverá a ir
en esta noble ciudad.
Como sucede en la actualidad añadimos nosotros, con un testimonio de calidad.
Les regresan lo mal habido, para no decir lo robaron. Que sería lo más propio.
Los excusan y, por supuesto de hinojos les piden su perdón.
Claro a los que han asumido la presidencia de México, y de los que con maestría genial nos habla, y nombra el escritor don Lorenzo Meyer, en ’El Universal’.
’El juicio por corrupción en gran escala contra un exdirector de Pemex podría llevar a enjuiciar a un expresidente o disolverse en la nada’
En su agenda ciudadana, nos da una completa descripción.
Desde sus inicios, una característica de la vida pública mexicana ha sido la imposibilidad de someter a juicio a los responsables últimos del mal uso del poder político.
Ni Alemán, Díaz Ordaz, Salinas, Zedillo, Fox, Calderón o Peña Nieto fueron o han sido requeridos por la justicia para responder por actos de corrupción, crímenes o ambas cosas. En 2007 Luis Echeverría -que acaba de cumplir cien añosdeclaró ante un juez y en relación a la matanza de 1968: ’Si algo pasó [en Tlatelolco], yo no supe nada" y fue exonerado por eso y por la matanza del 10 de junio. Echeverría es sólo un ejemplo extremo de un problema endémico, el otro es Antonio López de Santa Anna.
Si como afirmara Enrique González Pedrero, el México que transitó del Plan de Casamata (1823) al triunfo del Plan de Ayutla (1855) es el México de un solo hombre, y ese hombre fue Santa Anna, también fue el México donde arraigó una de las características más negativas de nuestra política: la impunidad de sus presidentes (que no de sus emperadores), impunidad que dice menos de los personajes mismos y más de la naturaleza del tejido de intereses que los llevaron al poder y los protegieron después.
No es necesario ahondar en la gran responsabilidad de Santa Anna en la derrota mexicana durante su siesta en San Jacinto, en Texas (1836), en su vergonzoso comportamiento como prisionero de los texanos, en sus errores en la guerra contra el invasor norteamericano (1846-1848), en su papel de ’Alteza Serenísima’ o en su ofrecimiento de apoyo a Maximiliano. Lo revelador es que en 1867 el fiscal de un tribunal militar en Veracruz pidió la pena de muerte para el varias veces expresidente, pero como lo harían 140 años más tarde con Echeverría, sus juzgadores optaron por dejarlo sin castigo, aunque el presidente Juárez le impidió recuperar sus grandes propiedades veracruzanas —El Encero, Paso de Ovejas y Boca del Monte. En contraste, Echeverría las mantiene intactas.
Tras restaurarse la República y después de Santa Anna, ningún expresidente mexicano ha sido puesto en prisión y juzgado, aunque dos de ellos fueron asesinados —Carranza y Obregón—, otros fueron objeto de atentados, como Ortiz Rubio o
Sobre casi todos los expresidentes mexicanos pesan sospechas bastante fundadas de haber usado su posición para acumular fortuna, ellos y su círculo cercano.
Ávila Camacho, un par sufrieron un exilio sin retorno —Sebastián Lerdo de Tejada y Porfirio Díaz— y otros consideraron prudente dejar el país por un tiempo como José María Iglesias, Plutarco Elías Calles y Adolfo de la Huerta, pero pudieron volver. En tiempos más recientes Salinas residió un tiempo largo en Irlanda, Zedillo le tomó gusto a la Universidad de Yale y Peña Nieto a ser viajero frecuente.
Sobre casi todos los expresidentes mexicanos del último siglo pesan sospechas bastante fundadas de haber usado su posición para acumular fortuna, ellos y su círculo cercano, especialmente a partir de Miguel Alemán.
Al lado de un ’enriquecimiento inexplicable’ muy explicable está el uso ilegal, ilegítimo y letal de la violencia: asesinato de opositores o masacres como las de 1946 (Guanajuato), 1968 o 1971, las desapariciones, torturas y encarcelamientos de los años de la
’guerra sucia’, asesinato de militantes del PRD en su etapa de formación, ’Aguas Blancas’ (1995), etcétera. Finalmente, resalta la liga entre miembros del gobierno y el crimen organizado y que desemboca en matanzas como las del río Tula de 1982 o la de los normalistas de Ayotzinapa en 2014.
Santa Anna finalmente nunca fue castigado, aunque debió vivir en el exilio y sufrir la confiscación de parte de su fortuna, pero los ex presidentes de los últimos años han corrido con mejor suerte. En la coyuntura actual el juicio por corrupción en gran escala contra un ex director de Pemex podría llevar a enjuiciar a un expresidente o disolverse en la nada. ¿Prevalecerá la impunidad histórica o se le pondrá fin? La moneda hoy está en el aire.
craveloygalindo@gmail.com


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.

Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.